diario_de_teruel

17/01/2015

sandra-delgado

“A veces, no nos damos cuenta de que nuestro hijos necesitan un abrazo”
Sandra Delgado, de Alcañiz, inicia el día 26 de este mes un taller sobre emociones y expansión personal.
El día 26 iniciará un taller de expansión personal en el Liceo de Alcañiz sobre pensamiento y emociones, después del éxito de público que tuvo la conferencia titulada Mas allá del pensamiento, que, en el mismo espacio, impartió hace unos meses.

El día 26 iniciará un taller de expansión personal en el Liceo de Alcañiz sobre pensamiento y emociones, después del éxito de público que tuvo la conferencia titulada Mas allá del pensamiento, que, en el mismo espacio, impartió hace unos meses.

-¿De qué va el taller?

-De los sentidos con los que percibimos el mundo, de neuroplasticidad, de formación de ideas en el cerebro, de cómo cuerpo mental y emocional están ligados y repercuten en el cuerpo físico.

-¿Se dedica a esto?

-No.

-¿Y por qué llegó hasta aquí?

-Por una inquietud personal. Hace unos años viví una experiencia muy dolorosa. Mi vida se rompió, y empecé a buscar algo nuevo con lo que construir una nueva vida. De esa búsqueda surgieron inquietudes, empecé a leer sobre cosas, acudí a talleres y me fui enriqueciendo como persona, y en este taller voy a compartir todo eso.

-¿Cuál fue el primer paso?

-Lo primero fue un libro, que me prestaron varias veces y que no me leía. Se llama El poder de la hora. Me lo llegué a comprar, sin saber que me lo habían prestado anteriormente y, finalmente, tuve la oportunidad de escuchar a quien lo había escrito, Eckhart Tolle. El libro habla del momento presente, de la paz mental, de parar la mente…

-¿Y eso qué es?

-A diario tenemos alrededor de 60.000 pensamientos y no nos damos cuenta. Es más asombroso aún saber que el 95% de esos pensamientos los tuvimos ayer y también los tendremos mañana.

-¿Y a partir del libro?

-La mayor parte de los libros en los que me he centrado son de autoayuda, pero tengo una gran curiosidad por todo. También me interesa el cuento y los cuentacuentos.

-Hace poco ha realizado una sesión de cuentacuentos en la librería Santos Ochoa.

-Sí, estas Navidades. Salió un cuentacuentos-taller muy peculiar, en el que intenté enseñar a los niños a reconocer las emociones y a darles herramientas para salir de las emociones que nos hacen sentir un poco tristes.

-¿Y cómo se hace eso?

-Para niños de una manera, para adultos de otra. Lo importante es saber que todas las emociones son necesarias. No hay emociones buenas ni malas, pero hay que saber gestionarlas.

-¿Y sabemos?

-Lo malo es que si te quedas mucho tiempo enganchado en emociones que te hacen sentir mal, como la tristeza, nos acaba afectando. La herramienta fundamental para que los niños salgan de una emoción negativa es un mimo, un abrazo, un beso. El problema es que, a veces, los padres estamos tan ocupados que no nos damos cuenta de lo que les pasa a nuestros hijos y que necesitan un abrazo. La música y las canciones les ayudan mucho, les mueven. Hay muchas emociones, pero las principales son el miedo y el amor. En el amor está la confianza, el entusiasmo, la alegría y la esperanza. En el miedo, los celos, la envidia. Pero todas son necesarias.

-¿Estamos miedosos?

-Mucho. Yo, hace cuatro años que no veo la televisión, porque es una cápsula diaria de veneno que va directo a la sangre, que transmite miedo.

-¿A sus hijos les permite ver la tele?

-Sí, pero poco, y con censura (risas).

-¿Le gusta Bob Esponja?

-No. Es uno de los que no supera mi censura. La música es estridente, y los personajes se tratan de una manera inaceptable. Hay un maltrato psicológico constante de uno de los personajes a otro. Lo vemos como algo divertido, cuando hemos de tener en cuenta que los niños aprenden a relacionarse por imitación.

-¿Y cuáles son los dibujos animados que superan tu censura?

-(largo silencio, piensa…)Está complicado. Quizá estos modernos de la Abeja Maya. En el mundo del dibujo se está hablando cada vez más de portales del tiempo, de manejar la energía, de poder entrar del presente al futuro. Es una apertura de conciencia y de ir más allá.

-Y usted qué piensa de ello?

– (risas) Que hay que mirarlo con lupa.

Maribel S. Timoneda

 

 http://www.diariodeteruel.es/noticia/60739/a-veces-no-nos-damos-cuenta-de-que-nuestros-hijos-necesitan-un-abrazo#.VLpuu0tMIG4.facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *