El nacimiento de la primera flor

La Flor de Loto

Y el deseo gesto la Flor

En el amanecer de los tiempos la naturaleza soñó ser deseada; la belleza comenzó a latir en su corazón, y en un acto de amor creativo surgió la primera flor.

La delicadeza de sus pétalos, el alma que habitaba en su aroma, la vibración de sus colores enamoró de tal manera a la naturaleza que deseó repetir su proeza una y otra y otra vez.

Y así fue; como un acto de amor puro llenó el mundo por el que transita el hombre de: belleza, aroma, delicadeza y color.

¡Bendito sueño!  que la naturaleza tuvo el valor de soñar.

Sam Deló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *