Libertad

20140525-DSC_8864¿Qué grado de libertad disfruto en mi vida?

¿Qué es la libertad?. Hay tantas formas de libertad como personas transitan por este mundo, para cada uno de nosotros tiene un significado personal que se va modificando en cada pulsión de vida.

Soy un apasionado de la libertad, desde el comienzo de mi camino la libertad ha sustentado mi vida, ha sido motor, motivación, energía viva alimentado la esperanza en mis miserias.

No puedo menos que sonreír al hacer un recorrido de los distintos significados y matices que la libertad ha ido representado para mi; al igual que un actor de teatro, que se va curtiendo y perfeccionando personaje tras personaje, noche tras noche, obra tras obra; despacio, con penas y glorias, con críticas malas y peores; pero renaciendo de sus cenizas cada noche, cada mañana, en cada suspiro, y en cada lágrima.

En la niñez testarudez inamovible defendiendo la magia en el pensamiento, protegiendo de la voraz ignorancia adulta la fantasía de los sueños donde todo y todos tienen cabida.

En la preadolescencia prozac directo en vena para no sucumbir al seductor canto de sirena de la muerte anticipada.

En la adolescencia la fuerza de un coloso épico para defender el derecho a no cometer crímenes ajenos.

En la primara madurez; plenitud, alegría, paz y regocijo al dejar de tener miedo de ser quien soy. Seguridad y seducción para comenzar a enamorarme de mi mismo, de la dulzura que el paso de la vida me ha ido tejiendo en la mirada.

Confianza a la hora de elegir como gestionar cada faceta de la vida, empezando por mi cuerpo, mi apariencia, mis sueños, mis deseos, mis aciertos y mis errores. Empiezo ahora a disfrutar de un grado de libertad aceptable para tomar consciencia de la vida, de mi proceso vital, de cual es mi camino hoy y a que ritmo quiero recorrerlo, sin obligación de caminar como se supone que una hombre de mediana edad, madre, esposa, hija, vecina, amiga, etc.. debe caminar.

Este grado de libertad no lo ha conquistado la edad, si no la generosidad de la vida que me ha hecho caer cien veces; algunas a pozos que no tenían fondo; salir de esos pozos con la ayuda de la rabia, la voluntad, la desesperación, la superación y el amor es lo que la ha ido conquistando poco a poco.

Cada lágrima me ha hecho más libre, cada pérdida me ha hecho más libre, cada dolor en el cuerpo me ha hecho más libre, cada jirón del alma me ha hecho más libre.

Hoy decido que mi pócima para llegar a ser todavía más libre  va a contener a partes iguales; voluntad, valor, compromiso, respeto, honestidad, responsabilidad, amor y como no, diversión.

Sam Deló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *