Soledad

Existe una soledad rotunda, en la consciencia de esa soledad nace la posibilidad de naufragar, desnudos, frágiles y temerosos, en una tierra donde no sirve el discurso dialéctico, donde los porqués suenan absurdos e innecesarios, un territorio íntimo en el que solo habita la honestidad.
Es un momento terriblemente solitario y doloroso.
Esa soledad nunca llega con las manos vacías, pues trae bajo su pecho,
una voz que canta aquello que se necesita escuchar.
Vencido el miedo, y conscientemente puesta la oreja se produce la magia; retorna la esperanza sonriente y henchida de la mano de la Alquimia.
La Alquimia que con maestría transmutará la mente y los huesos con la nueva música.

Sam Deló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *